Para "ver muchas leguas de tierra, columbrar el mar lejano, contemplar a sus pies los pueblos..."

jueves, 16 de marzo de 2017

CAMINANDO POR LOS OSCOS



Desde Santa Eulalia de Oscos: Ferreirela, Barreiras, Ferreira, Talladas, Caraduje... y algo más

            Siempre es agradable caminar por los Oscos, y no sólo porque la comarca se haya puesto de moda tras el merecido "Premio Princesa de Asturias". Su paisaje de media montaña con suaves cuestas, valles encajados y riachuelos que en su día alimentaron batanes, molinos y mazos, ofrece suficiente atractivo para muchas y variadas caminatas. Su economía está principalmente basada en la ganadería para carne; por ello presenta un terreno plagado de limpias y cuidadas praderías que se combinan con abundantes zonas de matorral, pinares de repoblación y también bosque autóctono por el que discurren los bien cuidados caminos que se pueden recorrer.
            Su situación en el extremo occidental de Asturias, más allá del río Navia al que vierten todas las aguas de la comarca, le otorga fama de lejanía y mal acceso desde el centro de Asturias. Pero no es así, aunque antaño sin duda lo fuera. Hoy, una total y cómoda autovía nos lleva hasta Barres, a las puertas de Castropol y Vegadeo; y desde allí, el hermoso y fácil puerto del Alto La Garganta nos introduce en los Oscos por Villanueva o por Santa Eulalia. A este concejo de Santa Eulalia de Oscos, el más suroccidental y menos extenso de la comarca, acudimos los del grupo La Peñuca por iniciativa de Magín Casas, quien también coordinó esta caminata circular desde Santa Eulalia al vecino concejo de San Martín.

Bosque, prado y agua; el paisaje de los Oscos en la foto de Ana Fabián.
 
            Santa Eulalia (Santalla), la villa municipal de su concejo, está situada a 547 metros de altitud. Junto al edificio de la casa consistorial hay una amplia y vistosa plaza, y allí iniciamos el camino descendiendo hasta el barrio bajo para recorrer los primeros metros por la SE-1 que se va hacia Fonsagrada en Galicia. Pronto abandonamos esta carretera para subir hacia las casas de La Pruida, un barrio más de la villa. Desde allí seguimos un buen camino entre bosque y pradería, lo que será bastante común a casi todo el itinerario de hoy: tramos de buen camino, algún pequeño sendero siempre en buen estado y trozos de pista o carretera.

Hermosa vista de Santa Eulalia desde la plaza del ayuntamiento.
 
            Por este camino ascendemos hasta situarnos sobre Ferreirela de Abajo, donde podemos apreciar la casa natal de Marqués de Sargadelos, uno de los personajes importantes de esta tierra. Descendemos hasta los alrededores del bien conservado edificio y salimos de la aldea por un camino empedrado, con algo de barro y rodeado de praderías. El continuo descenso nos lleva a encontrarnos con el río Agüeira en el punto donde recibe las aguas del río Vilanova, que nace en el Alto La Garganta y atraviesa la villa y el concejo que le da nombre, Villanueva de Oscos, para desembocar aquí después de unir a sus aguas las de otro río importante de la comarca: el Barcia. Éste también nace en el concejo de Villanueva, parroquia de Xestoso, y después de un tramo haciendo límite natural entre Santa Eulalia y Villanueva, ya en este último concejo, parroquia de Martul, desemboca en el Vilanova.

Frecuente camino de hoy, rodeado de muros entre bosque y pradería.
  
            Nosotros cruzamos sobre el río Agüeira por un puente de piedra pizarrosa. Pero el río Agüeira merece aquí párrafo aparte, puesto que se trata no sólo del principal cauce fluvial de Santa Eulalia, sobre cuyas márgenes se asientan los mayores núcleos de población del concejo. Es, además, el río que canaliza todas las aguas de los Oscos hacia la cuenca del Navia, al que desemboca en el embalse de Doiras después de recorrer gran parte del término de Grandas de Salime y atravesar el de Pesoz. Por cierto: hasta lo más profundo del valle del río Ahío, uno de los afluentes del Agüeira, hicimos hace algún tiempo nuestra anterior caminata por los Oscos (En San Martín de Oscos, 28 de abril de 2014).

No se puede hablar de la geografía de los Oscos sin citar el río Agüeira.
 
            Después de pasar el puente de piedra llegamos a Barreira (As Barreiras), aldea situada a 420 metros de altitud con calles empedradas y muros de piedra tallada. A partir de aquí, el Agüeira marca vistosos meandros, y recorriendo entre amplias praderías su vega llegamos a Parada (400 metros), y más allá, a Ferreira (360 metros), uno de los núcleos mejor conservados de cuantos visitamos hoy. Llaman nuestra atención el hórreo bajo el que pasamos para entrar en el pueblo, el amplio emparrado que recorre su caserío y la bien conservada ermita de la Virgen del Carmen, inevitable en la labor de los fotógrafos.

Puente de piedra típico en la zona, y al fondo, Barreira.
 
            Desde Ferreira ya divisamos el recorrido que realizaremos para alcanzar el punto más alto de la caminata. Para ello descendemos hasta otro puente de piedra y cruzamos el río que tiene aquí un pequeño embalse y, en sus alrededores, un área recreativa donde se anuncian deportes acuáticos: canoas, natación, etc.
            Bordeando esta área, iniciamos el ascenso hasta el pueblo de Talladas (As Talladas - 435 metros), donde vemos señales del GR 109 Asturias Interior; y es que por aquí pasa la última etapa de este recorrido por Asturias de punta a punta. Más adelante, en la parte final del camino, volveremos a coincidir con esta ruta que también finaliza en Santa Eulalia.

La entrada a Ferreira: sorprendente paso del camino bajo el hórreo.
 
            Comienza ahora la segunda parte de la caminata, que nos levantará desde el fondo del valle hasta lo más alto del recorrido. Por estrecho sendero vamos remontando hasta llegar al cruce donde coincidimos con el PR-AS 280 Ruta Monte Marón y Ascuita. Se trata de una ruta circular que desde San Martín recorre este monte pasando por las aldeas de Ascuita y Villarín de Trasmonte. Sin duda, es el itinerario más apropiado para llegar desde el otro municipio a nuestro objetivo de hoy: la mina Carmina, sus instalaciones y el monte que la cobija. Basta para ello seguir desde este cruce el PR hacia la izquierda y por la ladera del monte, cada vez más despejado de vegetación, pronto divisamos la bocamina principal y los dos edificios que la rodean.

La mina y el monte; el "algo más" de la caminata de hoy.
 
            Estamos en el municipio de San Martín de Oscos, y en un cartel informativo del propio Ayuntamiento podemos obtener los principales datos de esta mina de plomo que funcionó en su última etapa desde 1951 hasta su cierre definitivo en 1962. Siguiendo el mismo PR 280 pasamos las instalaciones mineras, a las que luego volveremos, y seguimos subiendo hasta un nuevo cruce. Dejamos el PR que se va a nuestra derecha hacia Ascuita para finalizar en San Martín, y hacia la izquierda nos vamos cresteando por lo que se conoce como Pico la Mina (694 metros). Es en realidad un pequeño cordal con tres cumbres sobre terreno de arenisca, pizarra y frondoso monte bajo que se levanta en la vertical misma de la mina Carmina.

La mina Carmina: otra imagen de sus instalaciones y su entorno.
 
            Hay desde allí una buena vista hacia el norte a todo el monte Marón y las tierras de San Martín y Villanueva, hasta el fondo del Alto La Garganta, por donde en esta ocasión ya asoma la bruma marina. Luego, el regreso es obligado por el mismo camino hasta la mina. Su interior se puede visitar si se cuenta con frontales o linternas, y en las instalaciones externas siempre se encuentra resguardo para el momento del descanso, la comida y la conversación.
            El descenso por buen sendero entre bosque de castaños, robles y abedules sigue el cauce del reguero de la Mina, al que cruzamos varias veces hasta llegar a las proximidades de Talladas. Sin entrar en el pueblo nos encontramos de nuevo con la señalización del GR 109 que por aquí pasa, como queda dicho, camino de Santa Eulalia. Nosotros lo seguimos, contemplando a nuestra izquierda la vega del Agüeira y los pueblos -Ferreira, Parada, Barreiras- por donde discurrió la primera parte de la caminata.

 Por el cordal del Pico la Mina, con buenas vistas hacia los tres Oscos.

            Cuando nos encontramos con el río Vilanova, lo cruzamos por un puente y llegamos a Caraduje (Caraduxe) a 420 metros de altitud. Se podría bordear el pueblo, dejándolo a nuestra derecha, pero merece la pena adentrarse en él para encontrarnos con su bien remozado caserío y la amabilidad de sus vecinos que nos informan de las características del entorno, entre las que destaca el llamado Mazo de Caraduje, uno de los muchos que funcionaron en esta comarca, en la que por lo demás son abundantes los topónimos alusivos a la industria férrea.

 Detalle de Caraduje y su bien cuidado caserío.

            Por Caraduje pasa el GR 109, pero también el PR-AS 119 Ruta del Forcón de los Ríos. Se trata de otro atractivo itinerario circular que desde Santa Eulalia nos acercaría a la confluencia -esto es, forcón- de los ríos Barcia y Vilanova, para luego traernos hasta aquí antes de regresar a la villa municipal. Como éste es también nuestro destino final, recorreremos la última parte de nuestro camino siguiendo las dos rutas bien señalizadas por la carretera que, con algunas subidas y bajadas, llega hasta Ferreirela de Arriba, casería situada a 570 metros de altitud, en donde entramos después de pasar ante las instalaciones de un alojamiento de Casa Rural.
            Ambos caseríos de Ferreirela se unen por medio de un sendero asfaltado. Nosotros desde el de arriba salimos a la AS-33, y así por la carretera que comunica Santa Eulalia con las otras dos villas municipales, Villanueva y San Martín, llegamos al punto inicial y final de esta interesante caminata; una demostración más, por si hiciera falta, de que merece la pena acercarse de vez en cuando a recorrer los Oscos y descubrir que sus encantos no están tan lejos.

   La vega del río Agüeira, con el pueblo de Ferreira en
su margen derecha; a la izquierda, parte del área recreativa.


Las fotos, excepto la primera, son de Juan Lobelle.

                     (El grupo de montaña La Peñuca de Gijón realizó esta ruta el sábado, 11 de marzo de 2017).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada